Es curioso ver como va pasando el tiempo a través de niñas como Martina y Alba. Llevo fotografiándolas desde que estaban en la tripa de Laura; bueno, miento, para la primera sesión de embarazo llegamos tarde; quedamos un lunes y el sábado Raul me llamaba al móvil desde el hospital diciéndome que Martina se había avanzado y que no llegaban al lunes para hacer las fotos. Estuve a punto de salir corriendo para intentar llegar al hospital antes de que asomase la cabeza y fotografiar aquella tripa!

El segundo embarazo, el de Alba, lo fotografiamos a tiempo! Han pasado los años y la última sesión la he editado junto a las 3 anteriores y se la entrego en el segundo álbum que le entrego a la familia. Espero continuar viendo crecer a estas dos hermanas muchos años más ante mi objetivo. Quién sabe, quizás un día puedo colgar fotos de alguna de ellas con la etiqueta BODA! Aunque me temo que estaré más “perjudicado”, si cabe…

 

Gracias familia!

@