Este 2013 he recogido una buena colección de satisfacciones, tantas como clientes a los que he logrado satisfacer también. Pero además he tenido la suerte de poder doblar la cantidad de premios y reconocimientos en fotografía de bodas que obtuve en 2012. Así que esto junto a las sonrisas y alguna que otra lágrima de emoción de las personas que apostaron por mi para inmortalizar el día de su boda, me hacen pensar que voy por buen camino; un sendero largo que llevo muchos años recorriendo pero que sé que queda aún mucho por mejorar, pulir, corregir, probar cosas nuevas, etc. A por ello en este 2014!

@